lunes, 2 de noviembre de 2015

Reivindico

el poder de la inocencia, infantilizo caudillos y me ofrezco como consolador humano, gratis. Alquilo mis manos como sostenes, bueno, gratis. Realizo sutiles masajes clitóricos con pinceles para miniaturas y alitas de mosca duchada. Aparco mulas y doy clases de protocolo y clase . Tengo nociones de proctología y pretendo la prosperidad planetaria. Mejor no pedir referencias por aquello de que no mueve molino. Ergo, manejo la elipsis y otras figuras con pericia de experto matasanos. Cambio y cumbia. Padezco sincronías, adolezco de alegrías hiperbólicas y soporto estoicamente la propia ignorancia. Reclamo tu atención como el puto televisor 
María Santa qué me gusta. Fundo imperios de bondad y belleza exuberantísimamente ubérrimos,
soy sencillo y celebérrimo entre los muertos
y fumo Calea Zacatechichi.
Además
También

No hay comentarios:

Publicar un comentario