sábado, 16 de enero de 2016

CAMINO DEL AUTODESCUBRIMIENTO

A mi estupenda la estimada, la de las divinas cadencias: En volandas me llano acrecentado a tu presencia. Por el río que eres nos caminas que te alzas inclinada vas en pie cenital te yergues. Te quiero fundadora de imperios de belleza, todas, también las interiores para escribirte encuentros afines en el comienzo de tu corpus espiritual la leche seminal óleo ungidor del sentido abierto. Sin son para ti estas palabras y mil y un desliz por la cumbre surfeas cuando desciendes a los cielos prendiendo infiernos del anhelo dueño. Tu amiga humanidad te pide que la invistas de gracia di que no abandone, que abandone y enseñe, que obstaculice y trastoque y alcance la maestría en la belleza de estas ruinas. La fecunda felicidad que se agrupa en tus sienes de oro aromáticas de ideas que remiten al mecánico improvisado origen definitivo surtidor, fontana lúbrica y trópica trucando tópicos, tú arboreal galopa médica tu ida como un rezo creativo sí tu fuego canta y reza rítmica, guerrera y chamana eres de nuevo la vieja melodía te rezo con la noche llena con lunas solares y agualuces de la pornográfica primavera que publicitas y auguras. Tu agualuz cantante: rai ra ra rai ayasan, nómada entre los viajeros que salen porque te buscan las biomasas de los cámpos semánticos sémenes de tu vientre. Al cultivo de las atenciones y el esfuerzo feliz disciplina, tormento amado. Apareces y me llano y monteo las praderas asfálticas sucumben al peso de la pujanza vertical que eclosionas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario