sábado, 16 de enero de 2016

De los bufones el más ridículo el romántico herido. Su mal es ficticio. Dilatan una de las pequeñas tragedias que vienen con el lote del normal tránsito de una vida con posibilidades. Delatan carencia a no ser que esa fuerza les mueva a fines reales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario