sábado, 16 de enero de 2016

La ventaja de ser gilipollas es que nunca faltan ocasiones para reírse de uno mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario