miércoles, 4 de enero de 2017


Me veo con tus ojos libres necesariamente impelido a invitarte a la práctica de YOGA. Es fascinante, es maravilloso, es paradisíaco: es un auténtico sacramento en el sentido de que te vas a sentir divino, muy bien, de puto padre. Madredelamorhermoso lo que ahí se despierta vamos ya. Es como una suerte de fe física, real, sensible: la conexión celeste. En la acción yóguica el propio cuerpo genera sustancias que son fármacos interiores. La tensión que se inventa induce al cerebro a segregar íntimas medicinas, fármacos endógenos, drugs dicen los guiris, drogas venden en la farmacia y a demonizar únicamente a los demonios del dominio. Y no sólo gratis, además te paga con paz, estar bien es lo primero!, sencillanamente. ¿Cómo? Mil caminos, o más. Uno puede ser buscar en tutube por “YOGA para principiantes”, los tantos maestros que pululan pillos y quedarte con quien más rollo te dé. Importante: como son tan maestros, aun haciendo sesiones para principiantes, se van a flipar para demostrar lo mucho que saben y pueden. Solución: a tu ritmo más interior, convertirlo en hábito alegre, estirartetete y crecer siempre creyendo fuerte tú, nenú. Vas a sentir la sangre como si fuese oro de chocolate fluyendo por tus venas, la energía bonita del cosmos acariciando la extrema curva de cada vaso capilar, energía, energía, calor local, la maravillosa misericordia de los mundos estelares todos en ti la hostia la merla santa y libertaria ¡Albricias! Y ya te excretas que también canaliza la energía sexual y los calentones trabajan contigo para llegar más lejos y se calman y no veas tú cómo se siente eso de rico rico. Y por ahí va, invitados quedan. Yogui yonki! No es un cuento, es físibioquímica: es luz, es paz, es amor, eres tú.

"12. Su control (de la mente) se logra por medio de la práctica y el desapego."

http://www.yogaintegral.biz/YogaSutrasdePatanjali.pdf